Kantunilkin. Existen al menos 50 familias que por falta de empleo se dedican a la elaboración y venta de tortillas a mano para ayudarse en su economía familiar.

La tortilla elaborada a mano es todo una delicia en la península de Yucatán, pero muy pocos saben de su proceso y del trabajo que realizan las mujeres para que puedan obtener este producto, elemental en la dieta alimenticia de las familias.

Una de las familias está integrada por Margarita Poot Che, Juanita Canul y la abuela María Elide Che Pech, quienes relataron que todos los días desde las cinco de la mañana ya deben tener listo el nixtamal para su industrialización en masa, y de ahí a tortearlo a mano para obtener las tortillas cocidas en un fogón.

En la zona maya de Quintana Roo y en esta ciudad no es la excepción, las familias aún tienen la costumbre de elaborar sus tortillas a mano: “Dicen que estar cerca del fuego es malo porque respiramos el humo, pero hasta ahora no nos hemos enfermado de los pulmones, cada mes acudimos a nuestra cita médica y no nos han detectado nada”, relató la señora María Elide Che Pech.

Comentó que todos los días venden alrededor de 25 kilos de tortillas y las ganancias se les dividen en partes equitativas, y a la hora de comprar los insumos para seguir trabajando lo hacen entre todas porque es su única fuente de empleo que tienen desde hace más de 5 años.