Kantunilkin.- Su trabajo es “nadar” en medio de toneladas de basura para buscar algo que puedan vender para el sustento de sus familias, son los pepenadores quienes todos los días esperan los camiones recolectores para seleccionar los desechos en el relleno sanitario de esta ciudad.

Al día llegan hasta 10 toneladas de basura que se genera en la cabecera municipal y corresponde a los pepenadores seleccionarla y usar lo que les puede servir, como aluminio, cartón o el PET que acumulan en espera de que llegue el comprador.

pepenadoresTal es el caso del señor José Mex Yam y Victor Noh quienes laboran en el relleno sanitario. “Lo que para muchos es basura para nosotros es una oportunidad para hacer dinero porque podemos encontrar aluminio o cobre para vender, la gente siempre tira algo que no les sirve pero nosotros lo podemos reparar y nos puede servir en la casa”, señaló Mex Yam, quien agregó que ventiladores o modulares ha rescatado de la basura, los repara y los usa en su vivienda.

Señaló que no tienen una cantidad específica de lo que pueden encontrar “a veces podemos encontrar muchas o cosas, pero en otras ocasiones no encontramos nada… pero no pasa nada, así es esto y nos aguantamos”, relató mientras con una madera trataba de encontrar algo útil para vender.

En este municipio solo existe un relleno sanitario y son pocos los pepenadores que existen. “Por eso lo que podamos encontrar entre los dos, los vendemos y nos dividimos las ganancias, el trabajo es solo por las mañana y por las tardes nos dedicamos a trabajar como tricicleros para mantener a nuestras familias”, puntualizaron.