La remodelación del Ombligo Verde, una de las reservas ecológicas de Cancún, es un tema que ha estado vigente en la agenda pública desde hace un par de semanas, pero ¿por qué?

Comencemos por la autorización de su remodelación, la cual fue aprobada en junio pasado, durante la LXVI Sesión Ordinaria de Cabildo.

Sin embargo, las construcciones se adelantaron un mes y en mayo los obreros ya estaban construyendo una trotavía en la zona perimetral.

Remodelación del Ombligo Verde une a habitantes de la zona

Esta situación encendió las alertas de quienes viven en la zona, sobre todo porque la empresa encargada de la obra, Lax Constructora S.A. de C.V., no tenía la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA).

Te puede interesar: Denuncian ecocidio por proyecto hotelero en área natural de Punta Nizuc

Por ello se organización y salieron en la defensa de la reserva ecológica, ante lo que parecía un caso como el de Malecón Tajamar, ocurrido en enero de 2016.

Acusaron a las autoridades de no haberles brindado la información suficiente sobre los trabajos de remodelación y frenaron la obra.

Esto orilló a que funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Agrario Terrotorial y Urbano (Sedatu) y el mismo Ayuntamiento de Benito Juárez se reunieran con las personas denunciantes.

En ese entonces les presentaron los planos de las obras planeadas para el Ombligo Verde, pero las y los vecinos los rechazaron.

¿Por qué se opusieron a la remodelación?

Quienes habitan en las inmediaciones de este espacio no desestimaron como tal la remodelación del Ombligo Verde, sino las obras a realizarse. Alegaron que la reserva debería permanecer tal como luce ahora, sin derribar árboles.

Sus quejas tuvieron eco y la Sedatu accedió a armar un nuevo proyecto, mismo que fue presentado ante las y los vecinos el pasado lunes 2 de agosto.

Así lucirá el Ombligo Verde

La nueva obra plantea accesos a la reserva ecológica en las avenidas Puertos, Kabah e Ixcum.

Igual contempla una serie de andadores interconectados; un área educativa con un pabellón de exposiciones; aulas para ofrecer pláticas sobre la importancia ambiental del sitio y oficinas administrativas.

Incluye un área productiva con un vivero y un espacio de captación pluvial en la zona de la sacabera; además de una zona recreativa infantil.

Entre las cosas que se eliminaron están una zona de deportes extremos, otra más de picnic y el área comercial que originalmente se había planteado.

La inversión total para este proyecto es de 36 millones de pesos, aportados por el gobierno federal y debe estar listo para diciembre de este año.

Sin embargo, hay una nueva traba, pues la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) rechazó el cambio de uso de suelo.

Esto significa que las obras planeadas dentro del parque no pueden realizarse, al menos por ahora. Aunque las autoridades aseguran que eso no es cierto.

Te puede interesar: Conafor no ha cumplido con la restauración de Tajamar