En los primeros dos meses de la temporada de arribo de tortugas marinas a las costas de la Isla, la Fundación de Parques y Museos de Cozumel (FPMC) ha registrado 123 nidos en el Campamento Tortuguero del Parque Ecoturístico Punta Sur, de las cuales 63 son de la especie Caretta Caretta (caguama) y 60 de Chelonia Mydas (tortuga blanca).

La temporada de arribo de la tortuga marina es de mayo a noviembre, tiempo durante el cual personal de la FPMC y voluntarios de la comunidad, llevan a cabo trabajos de ubicación, marcaje y seguimiento de los nidos, así como la posterior liberación de los quelonios que nacen en las playas del Área Natural Protegida de Punta Sur.

La institución cuenta con los permisos ambientales vigentes para operar el campamento, mismo que es otorgado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), ya que cada año se ha cumplido con todos los trámites, permisos y reportes solicitados por la autoridad federal, explicó el biólogo Rafael Chacón Díaz, director de Conservación y Educación Ambiental (CEA).

Informó que la temporada apenas está iniciando, por lo que se espera un mayor número de nidos con el paso de los meses, y especificó que el año pasado se contabilizaron 470 nidos de la especie de tortuga verde y 189 fueron de la especie caguama, de los cuales se registraron 7 mil 610 nacimientos de tortuguitas que se adentraron al mar.

El biólogo destacó que en las labores de monitoreo de tortugas y marcaje de nidos, el personal de CEA es apoyado por voluntarios de la comunidad, entre los que se encuentran alumnos que realizan sus servicios o prácticas profesionales en la FPMC e integrantes del grupo “Jóvenes por la Conservación”, quienes reciben capacitación teórica y práctica, debido a que es una actividad delicada y que requiere de cuidados específicos.

Aparte de las acciones de protección de las tortugas, el personal de la FPMC brinda pláticas a la comunidad en general, tanto a trabajadores del ramo turístico, como a los alumnos de nivel básico y medio superior, porque es de suma importancia que la población, principalmente las nuevas generaciones, se involucren en la protección de los quelonios, que son considerados especies bandera, concluyó el director de CEA.