Refinería Dos Bocas, en boca de cuatro

Fue por la mañana del 19 de marzo que se dio a conocer la métrica que tendrá la licitación para la nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, a un costado del Golfo de México.

Y aunque fue AMLO quien dio las primeras palabras sobre el macro proyecto, Rocío Nahle, Secretaria de Energía, compartió los pormenores, enfatizando que la licitación será restringida, es decir que sólo se invitará a participar a las empresas que cumplan con los altos estándares que busca el Gobierno Federal. En este caso y como marco del aniversario de la Expropiación Petrolera, ya se han mandado las invitaciones a las cuatro empresas que son consideradas “aptas”: Bechetel-Techict, WorleyParsons-Jacobs, Technip y KBR.

A pesar de las altas exigencias técnicas que se imputan en el contrato, están las cláusulas que estipulan que el contenido debe ser 50% nacional y que el personal contratado debe ser de nacionalidad mexicana.

El proyecto contempla tres años en su realización total y una inversión entre seis mil y ocho mil millones de dólares. La conectividad para operación y distribución del producto será una vara alta en su diseño y ejemplo para otras refinerías.

A pesar de los pros y ventajas que se encuentran en el desarrollo de Dos Bocas, expertos han señalado que México no requiere otra refinería, sino que lo que verdaderamente se necesita es explorar y producir más derivado de petróleo.