Uno de los mayores riesgos a los que nos enfrentamos últimamente es al contagio de coronavirus cada vez que salimos al trabajo, que vamos al supermercado o cual sea la razón por la que nos vemos obligamos a salir de nuestros hogares. Aquí te dejamos algunos consejos para reducir el riesgo de contagio en el transporte público.

Y es que las medidas sanitarias deben seguir aplicándose aún con el semáforo en color amarillo, recordemos que es cuando más debemos cuidarnos, ¿o quieren regresar al confinamiento?

Medidas para reducir el riesgo de contagio en el transporte

En primera, lo indispensable para reducir el riesgo de contagio es usar el bendito y a la vez odiado cubrebocas. Del que se quejan “¡es que no me deja respirar bien!” “¡es que es muy incómodo!” ¡Nada! A usar cubrebocas si quieren estar sanitos.  Además, es la mejor forma de dar el ejemplo a los más pequeños.

De igual forma, salir con anticipación o evitar las horas o zonas de congestionamiento también es una de las mejores formas para evitar contagiarte.

Pero no sólo existen estas que de cajón todos hemos aprendido desde que inicio la pandemia. Existen algunos trucos que van desde elegir el transporte adecuado, hasta el lugar ideal ¿quieres saber cuáles son? Dale pues, sigamos.

Te podría interesar: ¿QUÉ ACTIVIDADES PERMITE EL SEMÁFORO AMARILLO?

El flujo de aire reduce el contagio

De acuerdo con un estudio de Universidad de Londres, no existe nada mejor que el transporte propio. Con esto no pretendemos decirte que vayas a comprarte un automóvil, pero sí optes por utilizar una bicicleta, patines, scooter o camines.

Pero si ya no te queda de otra, tu trabajo o el lugar a donde tengas que ir está muy lejos y andas como nosotros a “dodge patitas”, el transporte público no es una mala alternativa, únicamente necesitas aprender a escoger un mejor lugar.

Lo que debes aprender y tener siempre presente, es que entre más ventilado esté tu medio de transporte, será mejor.

Otro consejo muy importante, es evitar transportes en los que las personas regularmente acostumbran hablar mucho, gritar o inclinarse para ser escuchada. Asimismo, evita tocar las barandillas o sentarte en los lugares que colindan con los pasillos. Gotas de saliva podrían caer sobre ti si la persona trae mal puesto el cubrebocas.

Bueno, con todo esto dicho, lo único que queda es seguir las recomendaciones y cada que lleguemos a nuestros destinos lavarnos las manos.

Respeta la sana distancia en todo momento y ¡no olvides el cubrebocas!

Te podría interesar: ASTRAZENECA SUSPENDE ENSAYOS DE VACUNA COVID-19 POR “REACCIÓN ADVERSA”