La tecnología de reconocimiento facial es utilizada como un candado de ciberseguridad, sin embargo, su uso está causando controversia.

El principal punto de debate es por la recopilación, protección y el uso que se le da a los datos personales. Ya que recopila un conjunto de datos biométricos, como las medidas de la cara, que son clasificados incluso por etnia y género.

Aspectos que han preocupado a algunos sectores de la sociedad, sobre todo, cuando este tipo de tecnología se utiliza para hacer transacciones financieras.

Te puede interesar: ¿Cómo hacer que las niñas se involucren en la ciencia y la tecnología?

Y es que mientras algunos insisten en que su aplicación reduce el fraude, otros, están preocupados sobre el acceso y uso de sus datos biométricos.

Por lo que expertos de todo el mundo han pedido que se trabaje en una regulación que efectivamente garantice la privacidad de las personas.

En el sentido de que no solamente se exija el consentimiento, sino que además se requiera la implementación de medidas de seguridad y notificación.

Además de un marco normativo que establezca garantías y una autoridad que vele por la protección de datos personales.

Reconocimiento facial hasta en la escuela

Se estima que el mercado mundial de reconocimiento facial experimentará un crecimiento anual del 12.4%.

El crecimiento está impulsado por el aumento en las amenazas a la identidad y la necesidad de utilizar la biometría para contrarrestarlas.

El empresario Diego Creel, director general en México de Incode, afirma que las instituciones financieras no son las únicas interesadas en invertir en este tipo de tecnología.

“En nuestro caso, tenemos incrementos de cerca de cinco veces el tema de ventas contra el año pasado, y tenemos un mercado enorme que se sigue volcando más hacia la tecnología”.

Debido que su empresa ha vendido sus servicios también a hoteles, hospitales y a la Cámara de Diputados.

En otros países incluso se ha aplicado en escuelas, ejemplo de ello son algunos planteles del Reino Unido.

En este país se comenzó a aplicar en los comedores escolares, con el fin de usarlo como método de pago y sustituir las huellas digitales, tarjetas y pines.

Sin embargo, la misma preocupación sobre el uso de los datos biométricos de los alumnos, hizo que la medida fuera revertida, por el momento.

Sigue leyendo: Tecnología: ¿Qué es lo que nos depara el futuro cercano?

Recibe un resumen de noticias en tu teléfono; únete a nuestra comunidad en:
WhatsApp https://bit.ly/2LJhoYq
Telegram https://bit.ly/3fe39c4