Los efectos del COVID-19 han impactado en muchos sectores importantes en el mundo, y ahora está afectando al sector del reciclaje de desechos plásticos.

Miles de fabricas en el mundo tuvieron que detener sus actividades por la pandemia, pero sumándole a que los residuos de plástico ya no son tan rentables gracias a que existe una competencia directa con los materiales vírgenes y debido a que el petróleo fue seriamente afectado por la cuarentena, costaría  casi lo mismo elaborar un producto con residuos reciclados que usar materiales completamente nuevos.

Ton Emans, presidente de Plastics Recyclers Europe (PRE), explicó que de no establecer una estrategia que permita que el sector de reciclaje se estabilice, los consecuencias impactarán en los objetivos de la Unión Europea poniendo en peligro la transición hacia su circularidad.

Una de las opciones para eliminar la poca demanda de reciclaje para desechos de plásticos sería la incineración o el relleno sanitario, pero el medio ambiente y la economía tendrían un impacto negativo y devastador, ya que miles de empleos se perderían.

La Union Europea solicita a los Estados que la conforman colocar al reciclaje como actividades esenciales para superar los estragos de la pandemia, así como continuar con las medidas aplicadas de acuerdo a la economía circular.