Sesenta y cinco personas privadas de su libertad recibieron el beneficio de preliberación de diferentes centros penitenciaros de Quintana Roo durante el periodo de contingencia sanitaria por COVID-19.

Para determinar las preliberaciones, autoridades de la dirección de Ejecución de Penas -que depende de la Secretaría de Seguridad Pública, del Instituto de la Defensoría Pública del Poder Judicial y la Fiscalía General de Estado– se basaron en la política penitenciaria establecida dentro de la Ley Nacional de Ejecución Penales para identificar a las personas candidatas a obtener estos beneficios.

De acuerdo con la estadística de la Subsecretaría de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad, de estas 65 preliberaciones, 19 correspondieron a libertad anticipada, que consiste en la extinción de la pena de prisión y otorga libertad al sentenciado; además de 21 casos correspondientes a remisión parcial de la pena.

También se otorgaron dos sustituciones de la pena, es decir, se emitió otra medida de seguridad no privativa de la libertad, se otorgó una condena condicional, así como 22 casos de conmutación, una medida alternativa que cambia una pena mayor por una menor.