¡No somos de clase media!
En México impera una costumbre de engañarse a sí mismos respecto a su nivel de vida.