A los mexicanos nos gusta hablar con diminutivos, y puede que sea una exageración, pero no lo podemos evitar, es parte de nuestra herencia cultural.

Te recomendamos seguir leyendo: El náhuatl forma parte de nuestro día a día