Recuerda, antes de tomar una opinión política como verdadera y estandarte de una ideología, considera que podría tratarse de un millennial detrás de un celular, emitiendo juicios y así, ganándose la vida.