Es bien sabido por los habitantes de Quintana Roo que la lucha contra el crimen organizado a provocado que diversas zonas sean el campo de batalla entre criminales y la autoridad.

Ya sea por la lucha de la plaza o cualquier otra justificación que se argumente, una gran cantidad de quintanarroenses han sido testigos de la violencia que por temporadas se acentúa en la región.

A decir de la última semana, el periódico El Universal publicó algunos de los hechos registrados en materia de trata de personas, feminicidios y homicidios:

Un juez de control vinculó a proceso a dos hombres, a quienes se dictaron dos años de prisión preventiva por su responsabilidad en el delito de trata de personas, en su modalidad de explotación sexual. Los sujetos fueron descubiertos por la policía, cuando viajaban a bordo de un taxi con la víctima, en el fraccionamiento Villas Otoch, ubicado entre los de mayor riesgo en la ciudad.

Se detuvo a tres probables autores materiales de un feminicidio. Una mujer fue secuestrada junto con su esposo por cuatro sujetos, la noche del 8 de febrero pasado, cuando se encontraban en un bar de la ciudad. A ambos los llevaron a un domicilio, de ahí a la avenida Periférico y Paseo de Nicté y a ella la asesinaron, pero su pareja pudo escapar. Se vincularán a proceso a los tres imputados por el delito de feminicidio.

El pasado 12 de febrero asesinaron a un empresario a la salido de un banco, se detuvo a una persona probablemente implicada, quien portaba un arma de fuego. De acuerdo a las indagatorias, existen antecedentes que evidencian que se dedica a robar cuentahabientes.

El caso del bar La Kuka, ubicado en la zona centro de Cancún, en donde la noche del 15 de febrero, cuatro sujetos amagaron al guardia, ingresaron al establecimiento y abrieron fuego en contra de siete personas, matando a cinco e hiriendo a otros. Las víctimas eran comensales originarias en su mayoría del estado de Tamaulipas. En calidad de presentados se encuentran tres personas: El gerente y dos empleadas. Él portaba una arma de fuego sin registro legal, por lo cual enfrentará cargos por portación ilegal de arma de fuego.

El fiscal general de Quintana Roo, Óscar Montes de Oca, quien lleva al frente de la fiscalía escasos dos meses, afirma que estos incidentes “obedecen a un cambio de patrón en la operación de los grupos criminales asentados en la entidad, que los torna más violentos, en respuesta a la autoridad.”

 Fabiola C.