Quintana Roo pronto podría llegar a convertirse en una ciudad esponja. El Instituto Tecnológico de Chetumal (ITCH), en conjunto con el gobierno y otras organizaciones, han sumado esfuerzos en el impulso de una iniciativa que proteja los acuíferos del estado y amortigüe los efectos del cambio climático.

Especialistas han investigado y afirman que la distribución de las localidades en Quintana Roo, pese a seguir con los modelos de urbanización planeados, carecen de aspectos hídricos específicos que permiten al agua de la lluvia fluir hacia los mantos acuíferos.

A través de dichos estudios se desarrollaron diseños adecuados para la región que contienen propuestas de procedimientos constructivos urbanos como: jardines de lluvia, casas elevadas, techos verdes y captación de agua de lluvia que conforman las ciudades esponja como en China, Alemania, Estados Unidos e Indonesia.

Esta es una iniciativa a la que cada vez se le están sumando más personas, mientras tanto, en el ITCH se continúa fortaleciendo las bases de este gran proyecto.