Quintana Roo no tiene nada que celebrar en el Día Mundial del Medio Ambiente, pues al año se estima que pierde 12 mil 600 hectáreas de selva.

En 15 años ha perdido 194 mil hectáreas, lo que equivale a 280 veces la superficie del Bosque de Chapultepec.

La situación fue revelada a través de un informe del CCMSS, la Conafor y el Centro GEO, quienes escribieron el “Análisis de los Procesos de Deforestación en Quintana Roo”.

En 2018 se estimaba que el estado tenía una superficie aproximada de 4.4 millones de hectáreas, de las cuales 83% estaba cubierta en 2018 por selva.

Pero dentro de estas áreas también se contempla una alta diversidad biológica, como selvas medianas y altas, selvas bajas, sabanas y manglares.

Se detalla que la depredación es resultado del cambio de uso de suelo promovido por la agroindustria y el desarrollo turístico.

Te puede interesar: ¿CÓMO LA ROPA DE ALGODÓN PROTEGE AL MEDIO AMBIENTE?

Es decir que se deforestó la selva para cultivos de azúcar, soya, sorgo y limón; esto sólo en los municipios de Othón P. Blanco y Bacalar.

Pero ellos no fueron los únicos señalados, la industria turística y el desarrollo inmobiliario en la zona norte también contribuyeron.

Lo que se perdió difícilmente se recuperará

Aunque el tema de este año es la Restauración de Ecosistemas, lo que Quintana Roo perdió difícilmente volverá.

“El modelo productivo para el establecimiento de dichos cultivos está basado en el desmonte total de grandes extensiones de selva anulando toda posibilidad de restauración futura”, indica el informe.

Al año, 12 mil 680 hectáreas de vegetación desaparecen en Quintana Roo debido a:

  • El avance de los cultivos agroindustriales, podría generar una pérdida anual de cinco mil 900 hectáreas de selvas.
  • A esto se suman las cuatro mil 900 hectáreas que se desmontan para dar paso al crecimiento de la actividad ganadera.
  • Mientras que el crecimiento de la infraestructura turística se traduce en mil 880 hectáreas de vegetación forestal al año.

¿Cómo puedes ayudar?

Tal como lo indica el informe, muy poco o casi nada de la selva que se perdió se podrá recuperar.

Pero esto no significa que la ciudadanía tenga las manos atadas, ya que hay pequeñas acciones que cuando se suman en colectivo logran grandes transformaciones.

En cada ciudad hay organismo o asociaciones que tienen programas de reforestación, no de selvas, pero de espacios urbanos que también están afectados.

Reforesta Cancún es un movimiento que actualmente trabaja con ONU-Hábitat y otros organismos internacionales como Plant for the Planet.

Esta organización trabaja en tres áreas el andador de la avenida Huayacán, en la zona fundacional y en el mega proyecto de Parque Cancún.

Si te encuentras en otra zona, puedes acercarte a las direcciones o secretarías de ecología, generalmente ahí tienen una lista de las agrupaciones.

En caso que decidas emprender un proyecto, también acércate a recibir la información sobre qué especies plantar.

Recuerda que todas deben ser originarias de la zona para evitar más daños al medio ambiente.

Te puede interesar: COMPOSTAJE DOMÉSTICO, UNA ALTERNATIVA PARA AYUDAR AL MEDIO AMBIENTE