Háganle esta pregunta a Salvador Sánchez Bolaños, activista y comunicador, quien en los últimos años se ha dedicado su vida a salvaguardar territorio de la Sierra Negra (Puebla) a través del programa Radio Tlacuache, dirigido a grupos indígenas y conformado por un grupo comunitario.

Pregúntenle qué le sucedió el pasado 18 de mayo del año en turno, y él le responderá que la muerte merodeó su casa, les responderá que la muerte se disfrazaba de cuatro sujetos fuertemente armados, los cuales buscaban su vida, y que por asares del destino él no se encontraba en su hogar, lo que le permitió escapar del intento de homicidio.

¿Acaso Salvador Sánchez Bolaños y sus colaboradores han emitido amenazas de muerte a alguien en particular dentro de sus emisiones? No, sólo se han encargado de exponer a la gente que ha participado en el proyecto hidroeléctrico Coyolapa – Atzala, mismo que a su paso devastará gran parte de la Sierra Negra de Puebla.

Nombres y apellidos han dicho: Fermín González León, ex alcalde de Zoquitlán, y Ciro Trujillo Lezama, ex alcalde de Tlacotepec de Díaz, éste último cuñado del actual reo de Tehucacán: Victorino Téllez Carrillo, quien junto con Antonio Sandoval Sandoval, son vinculados a la desaparición de Sergio Rivera Hernández, activista compañero de Sánchez Bolaños, mismo que ha sido amenazado por los antes ya mencionado y sus familias.

¿Qué valor tiene en México defender la tierra y el territorio?