Luego de que se estableciera que las empresas encargadas de la producción de alimentos y bebidas debían aplicar un etiquetado frontal que adviertiera sobre las calorías, grasas saturadas, azúcares y sodio que contienen sus productos, las compañías presentaron un amparo donde argumentaron que para este procedimiento no se tomaron en cuantas evidencias científicas y tampoco fue consultado.

Ante este hecho, la Unicef se manifestó al respecto pidiendo al Poder Judicial de la Federación, revisar este caso urgentemente y trabajar en el cuidado de la salud de los niños, niñas y adolescentes de México.

Cabe señalar que este etiquetado frontal fue formulado con la ayuda del organismo de las Naciones Unidas y está diseñado para orientar medidas de salud pública y una alimentación saludable, así como una fácil comprensión de adultos y niños sobre lo que contienen este tipo de productos.

¿Crees que este tipo de etiquetado es necesario?