Especialistas estiman que entre el 15 y el 20% de las personas que han logrado curarse del coronavirus desarrollan algún tipo de secuela, que descontrola al sistema inmunitario del propio organismo.

El enfermero y coordinador del grupo de trabajo de atención a las personas mayores de la Asociación de Enfermería familiar y comunitaria de Caluña (AIFICC), Francisco Cegri, explicó que “las secuelas más comunes son transitorias, básicamente fatiga y la intolerancia al esfuerzo”.

Secuelas pos-covid

El personal de la salud también está observando otro tipo de secuelas menos frecuentes, pero más graves; y que, en algunos casos, estas pueden ser crónicas, y se puede presentar en el sistema respiratorio, cardiovascular y neurológico.

Ante el nuevo patógeno, el cuerpo produce una reacción inmunitaria exagerada de las citocinas (proteínas que regulan la función de las células que las producen sobre otros tipos celulares) y en los casos más graves, puede provocar un proceso inflamatorio generalizado y dar como consecuencia un fallo multiorgánico, afectando la salud, incluso después de superar el COVID-19.

“Vamos avanzando cada día y conociendo más datos de esta enfermedad. Ahora vemos que un porcentaje significativo de gente que ha estado grave y ha superado el COVID-19, sufre secuelas. Y, además, sabemos que esto será un problema de salud pública porque puede cronificarse y, por tanto, no ser una situación puntual”, insistió Cegri.

Casos con secuelas leves

Para aquellas personas con secuelas más leves, la AIFICC recomienda hacer ejercicio moderado todos los días, como caminar diariamente entre 30-60 minutos, de forma continua, de 3 a 5 sesiones a la semana o en tramos de 10 minutos para evitar sobrecargas y para recuperar poco a poco el tono muscular.

También aconsejar llevar una dieta saludable, variada, completa y equilibrada.

Acompañado de ejercicios de respiración para aumentar la capacidad pulmonar y activar la musculatura respiratoria. 

Casos con mayor riesgo 

Los pacientes infectados que padecen alguna enfermedad metabólica como la hipertensión, diabetes u obesidad tienen un mayor riesgo de padecer episodios trombóticos, según un informe del Grupo de Análisis Científico del Coronavirus del Instituto de Salud Carlos III sobre problemas de coagulación y trombos en pacientes con COVID-19.

Atención primaria

Es importante dar un seguimiento y atención a los pacientes con secuelas postcovid, ya que a mediano o largo plazo pueden desarrollar otras enfermedades como la depresión, insomnio, Parkinson, pérdida de memoria, envejecimiento acelerado del cerebro o hasta Alzheimer

Muchos hospitales están habilitando ya unidades multidisciplinares poscovid para el seguimiento de estos pacientes en colaboración con la Atención Primaria. También están en marcha varios estudios multicéntricos para evaluar el alcance de las secuelas.