El dicho dice “una vez ahogado el niño, se tapa el pozo”, en el caso de Xochimilco habría que definir cuál o cuáles son los pozos.

El pasado domingo 1ero de septiembre, José Manuel, originario de Puebla, festejaba su onomástico número 20 en el conocido destino turístico de la Ciudad de México, Xochimilco; esto acompañado de 11 amigos, al igual de la compañía del alcohol, situación por demás caracteriza a este espacio.

Mientras que la tarde avanzaba, el joven poblano y compañía se animaban al son de unos tragos, hasta el punto en donde intentaron transbordar de una trajinera a otra, no obtenido el resultado deseado por el choque entre embarcaciones, José Manuel cayó al lago y nunca más salió con vida.

Ante el lamentable hecho, autoridades estatales emitieron a través de redes sociales sus condolencias, no obstante, nuevas medidas que podrán ser implementadas en el destino debido al hecho. Por su parte, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ha dado respaldo a la iniciativa de regulación de venta de alcohol sobre los establecimientos y trajineras, al igual que el uso obligado de salvavidas a todos aquellos que se suben a estas características embarcaciones.

Las medidas han puesto a reflexionar a la nación, algunos comentan sobre la prohibición estricta de bebidas embriagantes, mientras que otros defienden la postura de las personas que viven de la venta de éste y otros productos, refiriendo que sería mejor generar conciencia sobre los asistentes y un comportamiento responsable.

Sin embargo, será hasta el 1ero de octubre que conozcamos el nuevo reglamento por parte de la Secretaría de Gobierno con respecto a este tema.