El secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos en el municipio de Benito Juárez, Mario Machuca Sánchez, afirma que deducir en impuestos las propinas es un disparate, ya que ponerle impuesto a lo que se desconoce, resulta algo absurdo.

Según Machuca, las propinas son el tercer ingreso en la economía mexicana, por lo cual, en caso de existir alguna viabilidad en ponerles impuestos, la situación monetaria del país se vería totalmente afectada.

La paradoja de la propina en México es cada vez más fuerte:

Por un lado, la ley dice que no es obligatoria, incluso se puede suspender o clausurar un establecimiento por hacer esto, sin embargo, quienes la perciben, exigen esta ganancia en un rango establecido entre voces: 15% del consumo total, al menos en restaurantes o antros, mientras quienes la pagan no pueden deducir este rango de su economía mensual, la cual en sumatoria representa algo considerable.