La cuarentena nos sirvió para explorar y probar cosas nuevas o cosas que simplemente no nos llamaban la atención.