El canciller Marcelo Ebrard informó que se acordó con el gobierno de Estados Unidos que, de no funcionar las medidas propuestas por México para frenar la migración en un plazo de 45 días, se evaluará si México puede ser declarado como “tercer país seguro”.

El “tercer país seguro” tiene su origen en la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados en Ginebra, Suiza, en 1951. Se refiere a que cuando una persona solicita asilo a otro país, este puede negarse a recibirlo y remitirlo a un tercero que pueda brindarle las atenciones que necesita.

Hay condiciones para que un país pueda ser considerado tercer país seguro; es necesario que el país garantice que no regresará al solicitante a su país de origen, además debe asegurar que tendrá derecho a la vivienda, seguridad social, servicios médicos, empleo y educación.

Para tratar el problema de la frontera, México acordó con Estados Unidos desplegar 6 mil elementos de la Guardia Nacional en la frontera, así como que sean regresados a territorio mexicano aquellos que soliciten asilo a Estados Unidos, durante la resolución del trámite.