Una alternativa para los viajes de corta distancia son las cápsulas cargadas con pasajeros que se trasladan a toda velocidad por tubos de vacío que están siendo probados en el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam con las ciudades europeas.

Los “hyperloop” utilizan la gravitación magnética para realizar viajes que son casi silenciosos a las mismas velocidades que los aviones y con niveles bajos de carbono, lo cierto es que hace falta demostrar que es factible para viajes a gran escala.

“Estamos realmente interesados en saber hacia dónde podría llevar el hyperloop”, comentó Hassan Charaf, el jefe de innovación del Royal Schiphol Group, la compañía propietaria y operadora de uno de los aeropuertos más activos de Europa.

La compañía aún se encuentra trabajando en su visión; tienen planes de montar una red de conexiones por toda Europa y alimentarla por energía renovable. Además el aeropuerto ha declarado que con los “hyperloop” se lograría descongestionar los viajes aéreos.

¿Te imaginas viajar en uno?