Qué es el mansplaining y por qué debemos combatirlo

En la última década diversos estudios han probado que los hombres pasan más tiempo hablando que escuchando. Por ejemplo:

  • Los hombres hablan tres veces más que las mujeres en las reuniones, según un estudio de las universidades de Brigham Young y de Princeton.
  • Es más probable que tanto hombres como mujeres interrumpan a su interlocutor si es una mujer, muestra el Journal of Language and Social Psychology
  • Cuando un hombre habla mucho lo consideramos más competente que sus compañeros, justo lo contrario de lo que ocurre con las mujeres, según lo publicado por Time.

Un panorama aterrador ¿no es así? Este tipo de datos nos permiten analizar la conducta de nuestra entorno y darnos cuenta de patrones tan arraigados en nuestra sociedad que los vemos de forma natural sin percibir su naturaleza machista. Como pasa con el termino “mansplaining”.

Desde hace 10 años la escritora estadounidense Rebecca Solnit puso en el mapa este patrón, aunque no uso exactamente el término. Fue hasta 2012 cuando medios internacionales empezaron a ponerle más atención y publicar artículos que lo explican.

¿En qué consiste? “Cuando un hombre habla condescendientemente con alguien (especialmente una mujer) acerca de algo de lo que tiene un conocimiento incompleto, con la suposición errónea de que él sabe más sobre eso que la persona con quien está hablando.”

En otras palabras, el término mansplaining busca explicar las situaciones en las que un hombre asume que la mujer con la que conversa sabe menos que él y le explica algo o la corrige

Juana Gallego, coordinadora del máster de Género y Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, menciona al respecto “es una palabra nueva que describe algo que lleva ocurriendo mucho tiempo” esto refleja la “estupefacción que sienten los hombres ante el cambio en el rol de las mujeres. Tradicionalmente, el papel del hombre se asociaba a la autoridad y a la iniciativa. Era el sujeto importante. En cambio, la mujer tenía un papel secundario, subordinado y que había que proteger”. Recoge sobre el tema el diario español El país.

Una guía para evitarlo

En julio del año pasado, el medio británico BBC, publicó un artículo donde Kim Goodwin narra que a petición de sus colegas publicó en Twitter un gráfico muy simple, donde explica a los hombres cuando sus comentarios son útiles y cuando son condescendientes, una vez que Kim lo publicó se volvió sorpresivamente viral. Aquí los compartimos porque realmente es muy sencillo y útil.