El Congreso de Quintana Roo aprobó una nueva Ley de Protección y Bienestar Animal, la cual prohíbe las corridas de toros en el estado, las peleas de gallos, así como los actos que impliquen el sufrimiento de animales.

La ley también prohíbe el entrenamiento de animales para este tipo de espectáculos y solicita el registro de las mascotas, a fin de evitar el abandono y especifica los requisitos mínimos para poder tener un animal de compañía. Esta ley sustituye a la que fue aprobada en 2013, cuya funcionalidad fue básicamente nula.

“Prohibir este tipo de espectáculos es elevar la calidad como sociedad, es promover el principio de respeto a la vida en todas sus manifestaciones”, señaló Eugenia Solía, diputada panista.

La propuesta fue rechazada por la bancada panista, integrada por María Yamina Rosado, Gabriela Angulo, Eduardo Martínez Arcila, Fernando Zelaya y Jesús Alberto Zetina; y por Javier Padilla, de Nueva Alianza.

Grupos de galleros han expresado su oposición al respecto, incluso habían buscado que se declararan las peleas de gallos como patrimonio cultural municipal.