El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín lanzó una grave advertencia, el estado podría regresar en una semana a semáforo rojo.

Los aumentos en el número de casos de COVID-19 en la zona norte son la principal causa del rebote.

Y aunque del 17 al 23 de mayo se continuará en naranja, de no mejorar el comportamiento, el regreso al rojo sería inminente.

“No podemos dejar pasar esta situación. Si no la recomponemos, mejoramos, la próxima semana estaríamos regresando a rojo”, explicó Carlos Joaquín.

Te puede interesar: PERSONAS DE 20 A 40 AÑOS IMPULSAN LOS CONTAGIOS DE COVID-19, ADVIERTE LA OMS

El mandatario señaló que los programas de prevención y protocolos sanitarios están activos, pero de nada sirven si no cuentan con el apoyo de la ciudadanía.

Llega Cancún a punto más alto de la pandemia

Según las gráficas de contagios por municipio, son pocas las localidades que reflejan una disminución, sólo lograron Tulum (77%) y Solidaridad (22%).

El resto tuvieron aumentos de entre un tres y el 71%, este último se presentó en Benito Juárez, cuya cabecera es el destino turístico de Cancún.

Según los datos recopilados de quienes se han contagiado, estos adquirieron el virus en espacios fuera de su trabajo.

La mayoría son ciudadanos entre los 25 y 50 años de edad que pudieron enfermar en el transporte público o en una reunión.

De hecho, se señaló que en Cancún hay un descontrol por fiestas particulares y reuniones familiares en fraccionamientos privados.

En estos lugares, la vigilancia de las autoridades es poca o nula y los administradores han podido hacer poco, ya que es propiedad privada.

Limitaciones en fiestas y reuniones

Ante este escenario, Carlos Joaquín recordó que están prohibidas las reuniones de más de 50 personas.

Y que la recomendación es limitar la movilidad y permanecer en casa para evitar la convivencia con personas contagiadas.

Sin embargo, ante la desobediencia de los ciudadanos, mencionó que endurecerán estas medidas, para evitar estas actividades en condóminos.

El regresar a semáforo rojo implicaría cierre de la mayoría de las actividades turísticas, cancelación de reservaciones y pérdida de empleo.

Te puede interesar: ¡NO ESTÁN DE ADORNO! LOS CUBREBOCAS DE TELA SÍ SON EFECTIVOS PARA DISMINUIR CONTAGIOS, REVELA ESTUDIO