Con el calor, las pulgas y garrapatas están más activas y pueden contagiar graves enfermedades tanto a los animales como a las personas.

Las pulgas transmiten a los canes dermatitis alérgica, mientras que las garrapatas les causan ehrlichiosis canina.

Esta enfermedad está causada por unos microorganismos denominados rickettsias, que la garrapata transmite al animal cuando le chupa la sangre.

Efecto de las altas temperatuas en pulgas y garrapatas

Quizás no lo sepas, pero es muy posible que en tu casa haya huevecillos de diferentes parásitos como lo pueden ser ácaros, pulgas y garrapatas.

Con el calor eclosionan y puedes tener una real invasión hasta convertirse en una pesadilla para tus animales… y para ti.

Una infestación de pulgas puede ser difícil de erradicar, por lo que la prevención es clave para evitar estos fastidiosos momentos.

Sin duda, la mejor manera para eliminar estos desagradables invasores es conociendo su ciclo de vida e intervenir en cada una de sus etapas.

Esto significa que no solo debemos hacerlo en la etapa adulta (que es la que vemos sobre nuestros perros), sino en las demás fases que también se presentan en el medio ambiente.

pulgas-y-garrapatas-temporada-de-calor

¿Cómo se desarrollan?

Estos parásitos externos de las mascotas al igual que la mayoría de los parásitos, necesitan de un huésped para depositar sus huevos y poder completar su ciclo de vida.

Las pulgas y garrapatas pasan por un ciclo vital consistente en huevo, larva, pupa y adulto.

El tiempo que puede llevar completar el ciclo, es desde dos semanas a ocho meses dependiendo de la temperatura, humedad, alimento y especie.

La pulga y garrapata pican para alimentarse de la sangre de tu mascota.

En los primeros cinco minutos encima del animal, empiezan a picar y las hembras pueden consumir cerca de 15 veces su propio peso cada día.

pulgas-y-garrapatas-temporada-de-calor

La sangre se elimina parcialmente digerida, y al secarse, forma lo que se conoce como ‘heces de pulga’ que sirven para alimentar a las larvas en fase de desarrollo.

Además, constituyen una de las maneras que permite a veterinarios y propietarios de mascotas identificar una infestación.

Normalmente, tras alimentarse de sangre, la pulga hembra deposita entre 15 y 20 huevos por día y hasta 600 en toda su vida, usualmente sobre el hospedador.

¿Y donde quedan los huevecillos?

Existen diferentes tipos de hospedadores, los cuales pueden ser perros, gatos, ratas, conejos, ratones, ardillas, ardillas, mapaches, zarigüeyas, zorros y humanos.

Los huevos depositados sueltos en el pelaje caen en su mayor proporción al suelo en varios sitios especialmente donde el hospedador descansa, duerme o nidifica. 

Tales como alfombrillas, alfombras, muebles tapizados, casas de perros y gatos, perreras, cajas de arena, entre otros.

Los huevos se abren de entre dos días a dos semanas después, saliendo larvas que se encuentran en los interiores de las casas, grietas, hendiduras del suelo, o bajo los bordes de las alfombrillas, muebles, entre otros.

 El desarrollo a la intemperie tiene lugar en suelos de arena y grava donde el hospedador puede descansar o dormir. 

La arena y grava son muy adecuadas para el desarrollo larvario, por eso las pulgas son llamadas erróneamente “pulgas de arena”.

Por ello, es crítico elimina las pulgas rápidamente, antes de que puedan poner huevos.

Es importante saber que aunque no salgan nunca de casa, las mascotas están expuestos a estos parásitos chupadores de sangre

¿Ya desparasitaste a tus animales?

Te podría interesar: PEZ DIABLO, UN PELIGRO PARA LA LAGUNA DE BACALAR