Esta mañana pobladores del municipio de Cacahoatán, Chiapas, decidieron tomar justicia por su propia mano, linchando y quemando al presunto homicida de la pequeña Jarit de 6 años, reportada como desaparecida el 9 de enero.

Fueron los mismos pobladores quien detuvieron a Alfredo “N”, quien se encontraba en el lugar en donde fue encontrado el cuerpo de la menor. Cabe señalar que el acusado ya había estado en prisión 8 años, por delito de violación.

Ante estos hechos, la Fiscalía General del Estado (FGE) informó que se iniciará una carpeta de investigación ya que no permitirán que la ciudadanía tome justicia por mano propia.