Desde la segunda mitad del siglo XX se han probado dos mil 500 bombas nucleares, que dejaron consecuencias palpables en la salud y el medioambiente.

Aunque las pruebas se realizaron en lugares remotos del mundo y alejados de la civilización para evitar efectos secundarios, esto no fue así.

Estudios recientes han demostrado que han tenido, no una, sino varias consecuencias en todo el mundo.

Al principio no se prestó atención a sus efectos y al peligro de las lluvias radiactivas, hasta que se comprobó que sí había efectos colaterales.

El periodo radiactivo posterior a los ensayos provocó alteraciones en la atmósfera, como cambios en los patrones de la precipitación.

Especialistas en física de origen británico observaron que las pruebas realizadas entre los años 50 y 60 por parte de Estados Unidos y la Unión Soviética tuvieron efectos en las nubes.

Te puede interesar: Bombardeos contra la sequía en México

Ellos usaron registros históricos para comparar los días con baja y alta carga radiactiva en lugares a miles de kilómetros de las pruebas.

Los resultados muestran que las nubes eran visiblemente más densas y gruesas, y había un 24 % más de lluvia en los días con más radiactividad.

Efectos de ensayos nucleares en la salud

Las consecuencias no sólo se quedaron en las nubes y en los grandes cráteres que ocasionaron, sino en la población.

Según una investigación de la CDC cualquier persona nacida a partir de 1951 en Estados Unidos, ha recibido algún tipo de exposición a la radiación

El proyecto analizó 19 materiales radiactivos diferentes en la lluvia que tenían más probabilidades de afectar la salud.

El yodo radiactivo (llamado I-131) fue el isótopo más importante que se encontró.

La dependencia concluyó que una pequeña cantidad de lluvia radiactiva permanece en el medio ambiente hoy en día y las personas pueden seguir estando expuestas.

Todo por este fenómeno relacionado con las pruebas de armas nucleares, por lo que la ONU ha promovido que más países abandonen esta practica.

Hasta la fecha, 185 naciones han firmado el Tratado y 170 lo han ratificado, pero para que entre en vigor este debe ser ratificado por aquellos que poseen capacidades nucleares importantes.

Sigue leyendo: Estados Unidos está matando a miles de animales silvestres cada año con “bombas de cianuro”