Yatis Duarte González es una emprendedora de Chetumal, que en año y medio facturó 21 millones de pesos, ¿cómo? gracias al gobierno federal.

Hasta no hace mucho, la empresaria era conocida en la capital quintanarroense debido a la venta de maquillaje por catálogo.

Utilizaba sus redes sociales para anunciar sus productos y promociones, sin embargo, decidió dejar eso atrás y entrar en el terreno de la construcción.

Te puede interesar: AMLO y las renuncias que han marcado a la 4T

Lo extraño es que registró su empresa el 20 de noviembre de 2018, y menos de tres meses después ya participaba en licitaciones federales.

Fue invitada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a involucrarse en trabajos de conservación rutinaria de las carreteras del estado.

Pero la empresa aún no figuraba aún en el Registro Único de Proveedores y Contratistas, es decir, en el sitio Compranet.

El extraño enriquecimiento de la proveedor de la 4T

El primer monto que facturó fue por 4 millones de pesos, posteriormente ganó otro contrato por 3.5 millones de pesos y así sucesivamente.

Es decir que al año de haberse fundado la empresa de Yatis, ya había facturado 21 millones 875 mil 201 pesos por obras de gobierno.

No sólo el gobierno federal le extendió contratos, también laboró para el municipio de Tulum, al hacer una ampliación de la red eléctrica.

El nuevo giro de su empresa le hizo ganar 1.6 millones de pesos, por lo que decidió también incursar en obras hidráulicas.

Por lo que realizó la construcción de pozos de absorción de aguas pluviales también en Tulum, por 373 mil pesos.

El acelerado crecimiento de su empresa es lo que ha atraído la atención de la sociedad, ya que decidió incursionar en un sector que requiere una gran inversión de base.

Sociedades conyugales

De acuerdo con el acta constitutiva, su primera empresa fue fundada con la ayuda de un socio, Mario Tapia González, de 28 años y originario de la Ciudad de México.

Con él construyeron Grupo Cudu S.A. de C.V., nombre resultado de la unión de su apellido y de su esposo, Carlos Alberto Cuéllar Percastre.

Tras el éxito de la empresa, Yatis y su esposo decidieron fundar una segunda constructora: M2 Tiny House S.A. de C.V.

Asimismo, Cuéllar Percastre ha abierto otros negocios, como un autolavado totalmente automatizado y una barbería exclusiva en Chetumal.

Sigue leyendo: ¿La corrupción nos afecta a todos por igual?

Recibe un resumen de noticias en tu teléfono; únete a nuestra comunidad en:
WhatsApp
 https://bit.ly/2LJhoYq
Telegram https://bit.ly/3fe39c4