La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) anunció que todos los restaurantes del país están obligados a no exigir propina, así como a mostrar con claridad sus precios a los consumidores.

Los restaurantes deberán exhibir al público sus precios, incluyendo impuestos; también deberán entregar siempre el ticket de compra. Además, está prohibido establecer un consumo mínimo para permitir el acceso a los restaurantes.

La Profeco invitó a los consumidores a no aceptar que se hagan cargos extras sin autorización en sus cuentas, pues se considera un acto abusivo. Señaló que el consumidor tiene derecho a conocer detalladamente la información del menú, como los precios y porciones, y que las promociones deben hacerse válidas.