Luego de que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador anunciara el recorte de presupuesto a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), casi el 60% del personal perderá su trabajo en los próximos días.

Ante la falta de recursos, la CEAV no tendrá ingresos suficientes para pagar al personal, la renta de la sede central, ni los servicios básicos de sus instalaciones en todo el país.

Lo que significa que dejarán de ser atendidas más de 7 mil 200 víctimas mensualmente, y no podrán tramitar apoyos otras cinco mil.

Incluso, al no contar con recursos para mantener sistemas informáticos, se perderá el alojamiento y resguardo del Registro Nacional de Víctimas con los datos personales de más de 34 mil personas.

En respuesta, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera, aseguró que el decreto de austeridad del 23 de abril no afectará a la dependencia ni a los rubros de derechos humanos.