Mediante una visita de inspección a el predio “Call Pulli”, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró las obras y actividades debido a la falta de autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Con ubicación en el ejido Aarón Merino Fernández en el municipio de Bacalar, el predio contaba con presencia de manglar y al momento de verificar el cumplimiento de la legislación ambiental para las obras y actividades en desarrollo, y de solicitar la autorización en materia de impacto ambiental que emite la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), el dueño de la propiedad dijo no contar con estos, por lo que los inspectores clausuraron temporalmente todas las obras y actividades en el lugar.

Cabe destacar que las actividades consistían en el corte y quema de vegetación, afectando mangle de las especies botoncillo (conocarpues erectus) y rojo (rhizophora mangle) sobre una superficie de 960 metros cuadrados, así como el corte de madera  para la construcción de una palapa dentro de humedal lagunar costero.