Como parte de las medidas de austeridad implementadas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la Procuraduría Federal del Consumidor cerró 14 oficinas desde el 31 de julio en el país; de las cuales, una de ellas estaba en Playa del Carmen y otra en Chetumal.

De las oficinas cerradas, dos de ellas corresponden a delegaciones, ocho a subdelegaciones y cuatro a unidades de servicio. La atención a los consumidores fue trasladada a otras oficinas.

De las ocho subdelegaciones que cerraron, una de ellas es la de Playa del Carmen, que se traslada a Cancún. En Chetumal se encontraba una de las unidades de servicio que dejaron de funcionar, la cual se mudó a Cancún.

Entre las otras oficinas cerradas se encuentran la Sur, en Ciudad de México y Naucalpan, Edomex. Las subdelegaciones se ubicaban en Ecatepec, Cuidad Obregón, Tapachula, Iguala, Manzanillo, Xalapa y Mexicali. Las unidades de servicio en San Juan del Río, Coatzacoalcos y Matamoros.