José María Morelos.- Al igual que cada año, productores de sandía sufrieron un descalabro económico, pues los compradores les quedaron a deber una considerable cantidad de fruta que los ha dejado descapitalizados, manifestó Rafael Meza Barrera, un líder natural del ejido Puerto Arturo.

Expresó que, ante este tipo de situaciones, el programa Peso por Peso suele ser un aliciente para los campesinos, y aunque no llega a todos los productores, esta ayuda beneficia a todo el núcleo agrario.

“Yo siento que con el 50 por ciento de productores que logren el programa, les beneficia, nos beneficia a todos, queramos o no, es un capital circulando que se queda siempre en el ejido”, dijo.

Adjuntó el empresario que el año pasado les facilitó créditos para plantar, está dispuesto a correr el riesgo con ellos, pues también entiende que, al producir los campesinos, tiene mayor factibilidad de recuperar su inversión.