Chiquilá.- La pandemia y las condiciones climáticas han golpeado severamente al sector pesquero del municipio de Lázaro Cárdenas quienes solo pescan para poder sobrevivir, ya que a pesar de que se ha reabierto la actividad por ser esencial, no tienen ventas.

Así lo informó Celestino Ramírez, presidente de la cooperativa “Miramar” en el puerto de Chiquilá, quien lamentó que desde hace más de dos meses no tengan actividad pesquera por la pandemia “apenas se apertura la actividad por ser esencial y nos afecta la tormenta tropical que nos obliga mantenernos en casa”.

Señaló que cerca de 400 pescadores de cuatro cooperativas locales, además de permisionarios libres, se encuentran en una severa crisis durante más de dos meses “existe mucha competencia entre los propios pescadores por las ansias para vender un poco del producto”.

El directivo señaló que no han recibido apoyo por parte del gobierno estatal y federal para sobrellevar la dura situación que atraviesan.