La situación actual yace en el pasado, en los contratos establecidos entre tres empresas farmacéuticas y administraciones federales pasadas, donde se sospeche fuertemente de influentísimo e intento de monopolio.

Antes de la comprobación de los hechos, el actual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha emitido un oficio con respecto a estos casos, como medida preventiva de la posible mafia. ¿Las acciones? Bloqueo de las tres empresas en cuestión ante nuevas licitaciones o adjudicaciones directas.

Sobre las empresas se tratan de Grupo Fármacos Especializados, S.A. de C.V.; Distribuidora Internacional de Medicamentos, S.A. de C.V. y Maypo, mismos que en total han acaparado el mercado en un 62.4% en compras al ISSSTE e IMSSS.

Al ser bloqueadas dichas empresas, la pelota juega de su campo, es decir que podrían desabastecer a propósito fármacos de vital importancia a la ciudadanía mexicana, todo bajo recomendaciones jurídicas por parte de abogados, que relacionarán los actos a través de la penalización impuesta. Sin embargo, ha sido el mismo AMLO, quien ha declarado no temer de estas acciones, ya que, si es necesario abastecer las alacenas, lo hará desde el extranjero, pero la patria (Constitución Mexicana) no será pisoteada.

Como ya hemos visto en casos anteriores, la 4T llega impositiva ante una situación aparentemente caótica, posteriormente siembra reflexión y dimensiona el problema, concluye con arreglos tipo parches y se soluciona poco, al menos a favor de la ciudadanía ¿podría ser uno más de esos casos?