El confinamiento por la pandemia nos hizo valorar las salidas y los reuniones entre amigos y familiares, pues en algunos países las medidas de distanciamiento fueron -y siguen siendo- muy estrictas, principalmente para las personas vulnerables como los ancianos o con alguna enfermedad preexistente.

Ya han pasado varios meses desde que el mundo tuvo que resguardarse en sus domicilios para evitar contagiarse y detener la propagación del virus, hemos esperado mucho para celebrar las primeras reuniones, que dan inicio a la recuperación de nuestra vida social.

Aunque todavía no existe algún tratamiento o vacuna para el coronavirus, muchas personas se han estado cuestionando si este es el momento para poder reunirnos con nuestros amigos y familiares.

No es lo mismo tener una reunión en alguna casa con jardín o terraza amplia, que tenerla en algún bar o restaurante, donde el lugar suele ser cerrado, aumentando el riesgo de contagio entre personas.

¿Quieres reunirte con familiares o amigos?

Estas son las preguntas que debes hacerte antes de reunirte con tus seres queridos.

La especialista en pediatría, la Dra. Hansa D. Bharvanga, sugiere evaluar el riesgo de las interacciones sociales para adultos y niños:

¿La reunión será en el exterior o interior?

Aunque la pregunta puede parecer poco relevante, la realidad es que debe considerarse lo suficiente, porque al estar al aire libre, es menos probable que la infección sea transmitida o permanezcan las gotitas respiratorias suspendidas en el aire, aunque siempre debe existir el distanciamiento físico entre los integrantes.

¿Debe usarse el cubrebocas?

Si bien sabemos que las mascarillas son utilizadas como medida preventiva en áreas públicas, se sugiere utilizar el cubrebocas en espacios cerrados en un encuentro social.

¿Cuántas personas asistirán a la reunión?

Mucho se ha hablado sobre cuál es la cantidad adecuada de personas en una reunión, pero recuerda que entre más asistentes acudan, mayor será el riesgo.

 

¿Cuánto tiempo debo estar en el evento?

Otro punto a considerar es el tiempo: cuánto más prolongada sea la exposición, el riesgo será mayor.

La experta sugiere limitar las interacciones a aproximadamente una hora.

 

¿Las personas de la reunión siguen con las medidas de seguridad de higiene?

La pandemia llegó para cambiar la forma en que convivimos con los demás, pues, estábamos acostumbrados a correr a abrazar a nuestros familiares y amigos, saludar de beso o, para los poco afectivos, un saludo con la mano era más que suficiente.

En este punto es importante que las personas sigan con las medidas de distanciamiento físico, higiene de manos y el uso de cubrebocas todo el tiempo que se encuentren juntos.

Otras sugerencias

Si eres de las personas que acostumbraba llegar sin avisar o de sorpresa, déjame decirte que ya no podrás hacerlo más.

Lo recomendable es llamar por teléfono a la persona para consultar si es posible realizar el encuentro. Un síntoma de enfermedad –por pequeño que sea– debe ser tomado en cuenta por ambas partes, y si es posible, cancelar la reunión.

En muchos establecimientos, la toma de temperatura y el uso de gel antibacterial es obligatoria. Podrías optar por emplear esta práctica.

¿Qué hacer al volver a casa tras la reunión?

Una vez acabada la reunión, Jesús Molina Cabrillana, médico de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), recomienda lavarse las manos, quitarse zapatos y ropa antes de entrar y seguir con las pautas que recomiendan las fuentes sanitarias oficiales.

En conclusión, recuerda que todavía no existe vacuna para el COVID-19, y que si bien las medidas anteriores reducen la probabilidad de contagio, hay que tener presente que quizás las reuniones puedan esperar un poco más (cuando haya una cura) o valorar los riesgos que existen en cada una.

Lo ideal es seguir aprovechando los recursos tecnológicos que nos permiten tener un encuentro virtual y sin riesgos.

¿Crees que sea el tiempo adecuado para tener reuniones?