Kantunilkin.- El Ayuntamiento de Lázaro Cárdenas atraviesa una de sus peores crisis financieras luego de que el Gobierno Federal ha recortado más de 8 millones de pesos en el último trimestre del año y ahora busca un apoyo del estado para poder cumplir, en tiempo y forma, con el pago de aguinaldos y otras prestaciones a los más de 900 empleados.

A diferencia de otros municipios del estado, Lázaro Cárdenas no cuenta con recursos propios para solventar este y otros gastos, por eso depende prácticamente en su totalidad de sus participaciones estatales y federales para pagar la nómina de los empleados, obra pública, servicios generales entre otros.

El presidente municipal, Nivardo Mena Villanueva, señaló que los recortes presupuestales afectan seriamente el funcionamiento de las actividades propias de la comuna. “Si los recortes continúan para el próximo año, tendremos que rebajarnos el salario hasta de los regidores y del mío propio”.

Para el pago de los aguinaldos comentó que los empleados no tienen de que preocuparse ya que está garantizado aunque para ello se tenga que pedir un adelanto de las participaciones estatales ya que es un deber que deben gozar todos los empleados tanto de confianza, sindicalizados y de Seguridad Pública.