Yum Balam es una pieza clave para contrarrestar los daños del cambio climático, pero el desarrollo turístico está acabando con esta zona.