La próxima vez que alguien se queje de enero, mejor pregúntale cómo va su día.