La respuesta te sorprenderá. Como hemos visto en los últimos años, el coral ha ido adoptando una coloración blancuzca, situación que se ha ido agudizando conforme al paso de los años en las playas de Quintana Roo.

Un estudio reciente apunta que los culpables de este tema somos lo humanos, pero específicamente las sustancias que son arrojadas al mar de forma irresponsable, como la cocaína, el viagra, la metanfetamina, la nicotina y los pesticidas.

Estos residuos llegan al mar a través de la mala calidad en el servicio que cuenta el sistema acuífero de México, sin embargo, la responsabilidad del destino de dichas sustancias es completamente de los usuarios, es decir nosotros.

Las repercusiones, además de evidentemente ambientales, son turísticas y por consecuente económicas, razón por la cual los científicos señalan que el tratamiento de aguas negras, al menos en hoteles, debe ser más estricta.