José María Morelos.- Comunidades de la zona maya que han sido expulsoras de mano obra en los Estados Unidos enfrentan ahora una recesión debido a que, por la crisis internacional generada por la pandemia de coronavirus, los migrantes han dejado de enviar ingresos monetarios a sus familiares, aseguró Eduardo Estrella Quijada, un ex migrante que aún tiene parientes residiendo en el vecino país del norte.

Estrella Quijano es oriundo de la comunidad maya de Ramonal, una pequeña localidad carrilloportense ubicada a unos 16 kilómetros de Chunhuhub, y tan solo de sus parientes y amigos que aún luchan contracorriente en el vecino país hay 15 personas.

Al igual que Ramonal en Felipe Carrillo Puerto, en José María Morelos, comunidades como Dos Aguadas, Adolfo López Mateos, Puerto Arturo, la misma cabecera municipal morelense, añaden cifras de personas que hace décadas viajaron en pos del sueño americano y habían sido un factor importante en la economía local, al enviar remesas periódicamente, ya no están llegando por la crisis económica derivada del COVID-19.

Agregó que las familias que han sido previsoras generaron algún ahorro, otras invirtieron, pero en ambos casos la situación no pinta nada bien a futuro si las restricciones se prolongan demasiado tiempo en ambos lados de la frontera.