Kantunilkin.- Ante la falta de empleos en la comunidad de San Lorenzo, amas de casa se dedican a la cría de abejas meliponas que tienen en los terrenos de sus viviendas, ya que no representan peligro porque no cuentan con aguijón. Pero el principal problema que tienen es la comercialización de la miel, pues solo venden a las personas que están de paso.

María Rufina Cante Heredia es una de las tantas mujeres que se dedican a la cría de este tipo de abejas,  relató que fue sacando colmenas para regalárselas a sus hijas y sus nueras para que también trabajen esta actividad a fin de poder ayudarse en el gasto familiar, sobre todo que la cosecha de miel se realiza cada seis meses.

En este sentido, comentó que tiene 25 cajas de las abejas meliponas y que por cada caja puede cosechar hasta 5 frascos pequeños de miel, en cada determinado tiempo teniendo un costo promedio de 80 pesos, pero solo con las personas que están de paso, al carecer de medios de transporte para llevarlos a ciudades turísticas.

La comunidad es una de las más lejanas de la cabecera municipal, por ello tiene varias carencias, siendo las principales la falta de fuentes de empleo que ocasiona que las personas más jóvenes tengan que trasladarse a destinos turísticos del estado en busca de mejores condiciones laborales; y los pocos que deciden quedarse, se dedican a las actividades agrícolas mientras que las mujeres a la cría de abejas meliponas como parte de su sustento económico.