Cozumel.- Los locatarios del mercado municipal de Cozumel sufren económicamente los embates de alerta por COVID-19, lo cual ha derivado en el cierre de negocios y reducciones en ventas de hasta 80 por ciento.

El encargado de dicho inmueble, Juan Pérez Miranda, reconoció que la afluencia de personas bajó drásticamente por las medidas sanitarias que se establecieron para mitigar el COVID-19, lo que ha afectado considerablemente los ingresos económicos de cerca de 40 socios de este centro de abastos, por lo que los únicos que mantienen sus ventas de manera normal son los carniceros, así como las frutas y abarrotes.

Incluso, recordó que al inicio de esta pandemia por indicaciones de las autoridades de salud, cerca de 17 locales tuvieron que cerrar, principalmente las fondas de comida y ventas de artículos no esenciales, lo que afectó directamente a los locatarios del mercado.

“Estamos en una situación muy complicada, las ventas han bajado considerablemente y por lo mismo los locales se cierran más temprano”, recalcó el funcionario.

Empero, Pérez Miranda previó que al ya terminar la campaña nacional de Sana Distancia, los locales pudieran incrementar sus ventas, sin embargo se encuentran a la espera de las indicaciones de las autoridades para tomar sus medidas correspondientes.