Tras la decisión del presidente de Perú, Martín Vizcarra, de decretar emergencia nacional y cerrar todas las fronteras como medida preventiva ante el COVID-19, 400 peruanos se han quedado varados en el Aeropuerto Internacional de Cancún.

Ante tal medida, dos aerolíneas que tenían vuelos programados a Lima y Guayaquill se vieron obligadas a cancelar todos los vuelos a ese destino, de forma indefinida.

Los peruanos se han valido de sus redes sociales para pedir a su país que los deje regresar, sin aún obtener respuesta, por el momento se espera que a la terminal área sigan llegando más personas de diferentes nacionalidades y que se encontrarán en las mismas condiciones.