Como cada año, el “polvo del Sahara” ha llegado a Yucatán y Quintana Roo, y aquí te contamos cuáles podrían ser las implicaciones para la salud pública.

Este fenómeno propicia una especie de bruma debido a partículas de arena llamadas “iberolitos” que se acumulan en la atmósfera.

El polvo es una capa de arena del desierto en África que se levanta hacía la atmósfera que viaja por el Océano Atlántico y el Mar Caribe.

Las partículas de polvo propician cielo gris, atardeceres con colores intensos y evitan la posibilidad de lluvias.

Te puede interesar: Polvo del Sahara nubla Cancún y podría aumentar la temperatura

Cabe señalar que el viaje del polvo del Sahara es un fenómeno natural que ocurre cada año y que coincide con el pico más alto de calor.

Afecta polvo del Sahara calidad del aire

Prácticamente las partículas son imperceptibles para el ser humano, pero pueden afectar la calidad del aire que respiramos.

Incluso, especialistas del Observatorio Atmosférico de Mérida realizaron un análisis sobre este tema.

La OMS dice que para que sea seguro no debe superar los 50 microgramos por metro cúbico.

“Cuando aumenta la concentración de material particulado, la luz ya no puede atravesar, explicó Daniel Rosas, responsable Observatorio Atmosférico de Mérida.

Pero no todo es malo, estudios sugieren que el aire seco del polvo del Sahara suprime la formación de eventos ciclónicos.

Es decir, que puede impedir la aparición de tormentas y huracanes, al detener las ráfagas ascendentes de tropical húmedo.

Advierten sobre efectos en la salud

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) indica que este fenómeno puede provocar la aparición de alergias y crisis asmáticas en muchas personas, sobre todo en aquellas que ya sufrían problemas respiratorios o de inmunodepresión.

Por lo que suelen presentarse casos de ‘gripes’ persistentes o alergias sin causa aparente que pueden haber sido provocadas por el contacto con partículas.

De esta manera, se pidió que quienes padezcan enfermedades respiratorias crónicas, adultos mayores, mujeres embarazadas y niños, usar protectores.

Es decir mascarillas o un pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca, y así evitar inhalar las partículas.

Sigue leyendo: ¡Basta de alergias!