El poco recurso con el cual posee el Politécnico de Quintana Roo, es el reflejo de una estafa.