Frecuentemente escuchamos “los pobres son pobres por que quieren”, sin embargo la realidad es otra. Las oportunidades determinan el destino financiero de cada persona.