La pornografía infantil y la trata de menores es uno de los principales problemas del estado de Quintana Roo, lamentablemente las autoridades han preferido no darlo a conocer para no afectar la llegada de turistas.